sábado, 14 de enero de 2012

Los heterodoxos


Siento un especial interés hacia las ideas de aquellas personas que se atreven a contarnos la vida desde un punto de vista distinto al oficial, en cualquier campo. No me refiero en absoluto a los paranóicos que sueñan teorías conspiratorias, sino a los académicos que se atreven, con argumentos plausibles, a desafiar el "mainstream" de sus disciplinas, y a remar contracorriente.

Brevemente citaré a dos: Emilio González Ferrín, e Immanuel Wallerstein.

Con el primero me topé al interesarme por la historia de la época islámica en la península, y con el segundo al indagar si alguien se había molestado en investigar y exponer una "historia transversal". Yo llamaba así a una disciplina que cruzase la historia oficial (de la política y la guerra) con las demás caras de la sociedad y sus avances: ciencia, música, economía, modos de vida... gastronomía incluso (suena a chiste, pero siempre he creído que la revolución industrial europea y su explosión demográfica se sustentan sobre la llegada de la patata al continente). El materialismo histórico marxista fue precursor en cruzar economía, sociología e historia, pero Wallerstein va más allá en la exposición de su teoría del Sistema-Mundo, que por cierto, comparte muchas tesis con el pesimismo de Ramón Fernández Durán, a quién ya cité en otro post.

Como sobre todo esto se ha escrito más y mejor en los hipervínculos que he ido anclando, lo dejo aquí por hoy, como la máquina que desbroza el trazado del camino dando estos dos nombres, pero no construye toda la carretera. Las obras quedan para quien comparta esta curiosidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios, enlaces...