miércoles, 15 de agosto de 2012

Eficiencia en el transporte

Tenía pensado rematar durante estas vacaciones una entrada que comencé hace unos meses. El hilo conductor era más o menos el siguiente:

1)Es tan evidente que nos quedamos sin petróleo y que no hay una fuente energética sustitutiva madura, como que al hijo predilecto de la mayor empresa del mundo, el iphone, no le dura más de 24h la batería... y eso de momento no hay optimismo tecnológico que lo arregle.

2)Clasificación de los sistemas de transporte según variables: colectivo/individual, público/privado, rígido (líneas preestablecidas)/discrecional. Descripción del problema de los últimos km en los sistemas de gran capacidad, tanto para pasajeros como para mercancías, que se quedan en estaciones terminales aún lejos de su destino final. Soluciones para alcanzar la capilaridad demandada (inconveniente del tiempo empleado en el intercambio modal); soluciones puerta a puerta, y ruptura de la premisa del vehículo en propiedad (car sharing).

3)Tabla comparativa de sistemas de transporte de pasajeros:

Filas: automóviles (diesel, gasolina, híbrido y eléctrico), autobus y trolebus, ffcc (convencional y alta velocidad, metro, tranvía... quizá maglev), avión, barco, a lo que añadiría otro par de elementos "exóticos" para dirimir la comparación entre ambos, como son el helicóptero y el dirigible, no empleados como alternativas de transporte, sino con otros fines.

Columnas: velocidad máxima y media efectiva, capacidad, ocupación promedio considerada, masa total desplazada/pasajero, energía/pasajero•km, y CO2/pasajero•km.

...añadir la repercusión del coste de la infraestructura base (aeropuertos, carreteras, puertos) por los millones de pasajeros transportados al año ya hubiera sido la guinda.

4)Otra tabla similar para transporte de mercancías, incluyendo el transporte por tubería.

5)Conclusiones: identificación de los sistemas más eficientes en un escenario de >200$/barril

6)Nuevas propuestas, visiones de futuro: ciudad sin coches (vuelta a una "situación años 60" en cuanto a automóviles/1000habitantes, sin llegar a apostar por la vuelta al caballo, como preconiza el decroissance (y los amish, je je), movilidad ciclista, sistemas colectivos discrecionales, etc.

Pero todo esto choca con dos factores:

1)Nunca dedico más de 2 ó 3 horas a cada entrada, por no hacerlas ilegibles y porque sólo pretendo compartir intereses, curiosidades, no acometer una tesina.

2)Estas vacaciones se las debo a la familia, quiero pasar todo el tiempo que pueda con mi mujer y mi pequeñina.

...así que todo este plan lo dejo en la introducción que tenía escrita, aderezada con algunas fotografías curiosas de dirigibles, que me encantan desde que estuve en Friedrichshafen allá por el siglo pasado... ahí va:

-----------------------------------------

Sería redundante hablar aquí sobre el pico de Hubbert, o sobre el previsible oil crash al que estamos avocados. Existen miles de páginas sobre ello. Un solo vistazo a este gráfico es suficientemente elocuente: desde la década de 1960 el número de nuevos yacimientos identificados es claramente insuficiente para responder a la demanda, el petróleo que corre por nuestras venas se acaba.



Tampoco quiero hablar de la influencia que tuvo el incremento del precio del crudo en 2008 como uno de los factores desencadenantes de la crisis financiera y económica que se ha instalado en nuestras vidas.

De lo que quiero hablar es de soluciones a nuestro problemas presentes y futuros en el campo del transporte, consumidor del 40% de la energía total que precisa nuestra sociedad (y de 2/3 del consumo total de petroleo).

------------------------------------------------
Y aunque en "ideas, ideas, ideas" no haya logrado convencerte, primo, de sus bondades, cierro la edición, con unas fotografías del rey de la eficiencia, el glorioso y fotogénico dirigible, que quizá algún día resucite:





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios, enlaces...