lunes, 12 de diciembre de 2011

¿Qué es el dinero?


Cumbre europea del pasado viernes: 35 minutos dedicados a economía en el telediario, todo un récord  aunque ya llevemos un tiempo acostumbrados a preguntarnos cada mañana si nuestra prima de riesgo está por encima o por debajo de la italiana y cosas por el estilo. A todo esto arranca mi santa y sabia esposa y me pregunta, "¿pero, por qué no coge el BCE y símplemente emite dinero para pagar a los mercados?"... en definitiva, esa era la solución que esperaban muchos mandatarios, y que se ha topado con la negativa de Alemania, aferrada a la ortodoxia monetaria. No puedo justificar el agravio que supone que el BCE siga permitiendo que el Estado español se financie al 7% (algo inviable a medio plazo) mientras imprime dinero al 1% destinado a la banca privada, por ser ésta una decisión puramente política. Pero sí podemos aproximarnos a comprender la negativa a la generación de nuevo dinero si respondemos a cuestiones previas: ¿qué respalda al dinero, cuándo decide imprimirse más?... en definitiva ¿qué es el dinero?.
De las magistrales clases de Agustín del Valle y de Maite Seco en la EOI sé que la emisión de nuevo dinero responde al incremento de la producción en el país, es decir, el nuevo dinero es (o debería ser) reflejo del incremento del PIB... pero ¿esto ha sido siempre así?, y en todo caso esta respuesta traslada la cuestión a "¿qué diablos es el PIB?". Para desarrollarlo cojo los apuntes del MBA y tiro de wikipedia.

Un poco de historia: 

No nos vamos a detener en el concepto de utilidad del dinero como vehículo de intercambio universal de nuestro trabajo y nuestros bienes por el trabajo y los bienes de otros. Lejos de demonizarlo, yo lo erigiría como uno de los grandes inventos de la humanidad. Los problemas como la pobreza, la injusta distribución del capital y de las cargas fiscales, etc. son múltiples e importantísimos, pero posteriores e independientes de la esencia misma del dinero como herramienta práctica, que es de lo que quiero escribir. Repasemos primero los antecedentes, para acabar tratando la situación actual.

El nacimiento del papel moneda
En el s XVII no existían bancos centrales, al igual que no existian estados en el sentido actual: era la corona-el patrimonio personal del rey-la que corría con los gastos militares y de justicia, por ejemplo, y quien recaudaba tasas e impuestos, como el quinto real en América (un 20% de todo el oro que se descubriera... o expoliara). Sí existían multitud de bancos privados y de prestamistas. Los primeros billetes en Europa* (Banco de Estocolmo-1661... no impresos, sino escritos o "dibujados" a mano) nacieron entonces del mismo modo que pueden funcionar hoy los cheques basados en un depósito bancario: alguien ingresa un bien en un banco (oro por aquel entonces), y a cambio el banco le da unos pagarés en papel que fraccionan ese bien, y que sirven como moneda de pago. Así, originalmente hay un bien que obra en poder del banco, y unos billetes por idéntico valor que, una vez distribuídos por el primer dueño del oro, circulan respaldados por algo físico. 

*en China circulaban ya en el s. VII

La creación de los bancos centrales
A lo largo de los siglos XVIII y XIX convivieron diversos bancos emisores en cada país, cada uno con su propio papel moneda. En España por ejemplo hacia 1850 emitían, además del Banco de San Fernando (sucesor del Banco de San Carlos-futuro banco de España), el Banco de Isabel II, el Banco Español de Cádiz, y el Banco de Barcelona. Llegaron a ser muchos más, prácticamente uno por cada ciudad de tamaño medio, si bien la unidad monetaria se hallaba evidentemente regulada por ley, la emitiese el banco que fuera. La configuración de los estados llevó a finales de siglo a depositar en el Banco de España (1874) el monopolio en la capacidad de imprimir moneda, que en cualquier caso seguía encontrándose respaldada por depósitos de metales preciosos. La Reserva Federal estadounidense no se creó sin embargo hasta 1914.
Junto con la emisión de moneda, las otras tres principales funciones de estas entidades son:
  1. el mantenimiento de una estabilidad en los precios (control de la inflación, evitando también su contrario, la deflación, que desincentiva la inversión al valer el mismo dinero menos en el presente que en el futuro)
  2. actuar como prestamista de la banca privada mediante las "operaciones de mercado abierto" (la segunda forma de creación de dinero, junto con la compra de deuda)
  3. lograr la estabilidad de la cotizacion de la moneda respecto a las demás (por su influencia en el comercio exterior)
La desvinculación con el patrón oro
Debemos detenernos un momento a exponer el modo en que funciona la banca privada (ante todo la banca comercial-orientada a clientes particulares, frente a la banca de inversión-orientada a empresas y bolsa). Evidentemente su negocio se basa en tomar prestado (de ahorradores, de otros bancos, o de los bancos centrales) a un interés, y en prestar a otro interés superior, embolsándose la diferencia. El quid radica en la posibilidad de prestar el mismo dinero que ha tomado en depósito, salvo un porcentaje, r (coeficiente de caja) que ha de quedar como reserva. Se crea así un efecto multiplicador en base al cual X$ reales respaldados por oro en el banco central se convierten fácilmente en lim [X+X·(1-r)^n] $ en préstamos y depósitos del sector bancario. En un ejemplo con r=8% el factor multiplicador es 12,5, es decir: 100$ se convierten en 1.250$. 
Resulta evidente que si todo el mundo pretende convertir sus billetes en oro simultáneamente no existen reservas suficientes en el banco central, razón por la cual esta convertibilidad del dólar se rompió para el común de los mortales en 1933, y para el resto de los poseedores de papel moneda (países e instituciones) en 1971#

#cabría matizar en relación al endeudamiento producido por la IGM, la conferencia de Génova de 1920, las causas y consecuencias del crash de 1929, el acuerdo de Bretton Woods de 1944, etc., pero eso da para una tesis.

El carácter de moneda fiducidaria o moneda fiat
Tras la ruptura de la convertibilidad se pasó a un sistema de moneda fiducidaria, es decir, basada en la fe entre ambas partes: dado que el dinero ya no responde a un bien tangible como era el oro, su valor se basa en el acuerdo común o consenso sobre su utilidad para ser intercambiado por otros bienes o productos. En definitiva el dinero es humo, pero humo util en tanto todos confiemos en él ...y lo hacemos porque es escaso (al fin y al cabo el mismo motivo por el que el oro es apreciado). Así que hoy en día toda moneda basa su valor ante todo en ser una ficcion escasa y limitada, con la que se pueden adquirir los bienes reales. Los bancos centrales, a través de su misión de control de la inflación, vigilan que no exista un exceso o defecto de masa monetaria en relación a los bienes y servicios producidos. Por eso no es una excelente solución imprimir billetes sin control, porque un exceso de dinero circulante lo hace menos valioso, y para compensarlo los precios suben, y los ahorros menguan.  

La vinculación entre masa monetaria y PIB.
Para ayudar a comprender esta vinculación he pensado en una analogía: el sistema económico como una planta (las plantas para mantenerse vivas han de estar en constante crecimiento... una paradoja en común con la economía capitalista), cuya savia se compone de un soluto (sales=bienes reales) y un disolvente (agua=dinero). Para que la planta esté sana la savia debe estar en equilibrio, y su concentración debe mantenerse en el punto adecuado: casi constante en K mg/l. Así, un incremento del dinero en circulación que no sea parejo a un incremento de la actividad económica sería como añadir disolvente a la savia, "aguándola": se produciría un aumento de volumen momentáneo e inconsistente porque rápidamente bajaría su concentración, y para compensarlo la planta tendería a evaporar rápidamente el excedente hasta volver a la concentración óptima. Por el contrario, un aumento de sales sin aporte de disolvente estaría desaprovechando el potencial de la planta para aumentar su volumen (crecer) manteniendo la concentración adecuada, y la marchitaría igualmente.

Para ver más en detalle la vinculación de la masa monetaria con el PIB podemos pensar que, al igual que el balance de una empresa refleja dos realidades paralelas en la expresión Activo=Pasivo+Recursos Propios (indicando la parte derecha de la igualdad el orígen de los recursos, y la parte izquierda el destino, a qué se dedican), en la contabilidad nacional nos encontramos con otra imágen especular: la oferta o producción de todos los sectores (agricultura, minería, industria, energía, servicios, etc.) valorada a precios de mercado, que responde a la demanda agregada de la economía o PIB=C+I+G+Bcc, siendo:
  • C=consumo de sector privado
  • I=inversión (sector privado y público), infraestructuras, maquinaria y elementos de producción, vivienda, existencias fabricadas pero no vendidas
  • G=gasto del sector público (servicios: justicia, sanidad, educación, etc.), en base a la recaudación de impuestos más el deficit
  • Bcc=Exportaciones-Importaciones

Ambas se ven respaldadas por el flujo de dinero entre una y otra, es decir, por la masa monetaria en circulación. Como hemos dicho al hablar del efecto multiplicador, el dinero rota de mano en mano, y la misma cantidad puede servir a muchos fines a lo largo del año. La relación entre la actividad económica y la cantidad de dinero que es necesario para sostenerla es la siguiente "ecuación de intercambio": 

P·Q=M·V
En la cual:
P: Nivel de precios
Q: Producción de bienes y servicios
V: Velocidad de circulación del dinero
M: Masa monetaria
A su vez, la masa monetaria se descompone, de mayor a menor liquidez, según los agregados monetarios M0 a M3 (cada uno contiene al anterior, por lo que M=M3)
  • M0: el total de toda moneda física circulante, más cuentas bancarias depositadas en los Bancos Centrales
  • M1: M0 + la cantidad en cuentas de demanda (cuentas corrientes)
  • M2: M1 + cuentas de ahorros, cuentas de economía de mercado y cuentas de certificados de depósito.
  • M3: M2 + todos las demás tipos de certificados de depósito, depósitos en moneda extranjera
Las últimas cifras recogidas en el boletín estadístico del BdE (en miles de millones de €) son:

El dato más sorprendente de este desglose es que el dinero circulante (monedas y billetes) es tan sólo un  8,43% del total... o dicho de otro modo: el 91,57% de la masa monetaria son anotaciones en bytes, en los  discos duros de los bancos.

¿Humo?, sí... pero humo respaldado por el sumatorio de la facturación de todas las empresas de un país.

Y, ya para finalizar, cerremos el círculo retomando el orígen de la cuestión: el proceso de creación de dinero y el papel del banco central en el mismo. Queda claro que inicialmente, al prestar a gobiernos (mediante la compra de bonos) o a la banca comercial, los bancos centrales actúan como fuentes de las que surge el dinero de nueva creación, pero en el medio y largo plazo, si dejasen de crear dinero, estas entidades actuarían finalmente como sumideros, pues los préstamos les han de ser reintegrados con intereses. Visto esto, intuitivamente parece que en condiciones normales la masa monetaria en circulación debería ser decreciente... y sin embargo no lo es (al contrario: en condiciones de desarrollo/no crisis/no recesión es creciente). Se deduce por tanto que, para que haya incremento de la masa monetaria, es necesario que a medida que avanza el tiempo la cantidad de dinero prestado ("inyectado") sea siempre superior al dinero "reabsorbido" por los bancos centrales. Se trata de una premisa inherente al capitalismo: crecer para que el sistema funcione, en una huída hacia adelante... ¿cómo cuadra esto con los recuros limitados de un planeta finito?, ¿son realistas las alternativas de las teorías económicas del decrecimiento?, en las próximas décadas lo comprobaremos, de momento estamos viviendo la historia.

6 comentarios:

  1. Queda claro que una inflación elevada es muy perjudicial, pero la negativa a imprimir billetes por parte del BCE, y la consigna de reducir el déficit sin subir impuestos nos condenan a más recortes sociales:
    http://economia.democraciarealya.es/

    Y de los eurobonos ni hablamos... cierto que la política fiscal común es un requisito previo, pero es que ni los han mencionado

    ResponderEliminar
  2. Vicente Navarro:
    http://www.vnavarro.org/?p=6768

    ResponderEliminar
  3. Como te comentaba, yo no soy capaz de apreciar ningún error en la exposición sobre la naturaleza del dinero. Pero es que tampoco soy quien de corregirte, pues sé tanto o menos que tú.

    De hecho, has puesto la dichosa ecuación de la velocidad del dinero que, honestamente, yo no soy capaz de entender. La he leído, pero nunca le he encontrado sentido.

    Lo más que te puedo aportar es una entrada reciente de escaiguolquer, que se hacía la misma pregunta que tú: ¿Qué es el dinero?

    La respuesta es complementaria a la tuya.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Totalmente convencido de que eras economista... y "sólo" eres ingeniero autodidacta como yo, ja ja, es broma, por supuesto. Te doy de nuevo la enhorabuena por la labor de divulgación que haces en tu blog, verdades como puños:
    http://esmola.wordpress.com/

    ¡Un saludo!

    PD: muy buena la entrada de escaiguolquer, parace mentira, una pregunta tan básica... y con tantos matices

    ResponderEliminar
  5. hola juan he sacado un poco de tiempo para comentar tu post
    en primer lugar, te diré que yo si me licencié en economía, pero que hoy por hoy eso no me da ninguna ventaja sobre vosotros para entender algo de esto. En cambio, el tiempo que llevo meditando y leyendo sobre estos asuntos creo que sí.
    Vaya por delante que todo esto del dinero es MUY complicado. Galbraith escribió que la economía debería tener una teoría coherente sobre el dinero. Yo te pongo aquí algunos lugares donde he visto estudios sobre el asunto que pueden ser ilustrativos:
    -De manual (como el tuyo):
    http://www.agarzon.net/?p=1575
    http://estafapiramidal.wordpress.com/2011/05/24/introduccion-el-dinero-como-metodo-de-valoracion/
    -Marxistas (pero en mi opinión caen en el fetichismo del oro):
    http://critiqueofcrisistheory.wordpress.com/money-as-the-universal-equivalent/
    http://rolandoastarita.com/CONCEPCIONESDELDINERYRODELORO.htm
    -Marxistas (más teórico):
    http://rolandoastarita.wordpress.com/2012/01/21/dialectica-y-dinero-en-marx-1/
    http://rolandoastarita.wordpress.com/2012/01/28/dialectica-y-dinero-en-marx-2/
    Al final ¿qué es el dinero? no es tan importante como ¿podemos prescindir de el?¿debemos?¿qué formas puede tener?¿cual de ellas es la más conveniente?¿pueden existir los bancos privados? No obstante, para responder a estas preguntas hay que conocer las respuestas a la primera.
    Y cuando en conclusión de tu artículo te preguntas si el dinero es humo, yo te diría que en el fondo, sí, pero como los términos son importantes (estamos definiendo) diría más bien que es algo en lo que necesariamente se tiene que materializar el valor, por lo que debe ser ALGO en lo que haya CONFIANZA. Lo que mantengo es que el oro se abandonó como dinero (SEÑORES: ÚLTIMAS NOTICIAS! EL ORO YA NO ES DINERO) porque, pese a que tenía muy consolidada la confianza en él como dinero y funcionaba muy bien como tal, resultaba demasiado costoso comparado con otras alternativas (papel moneda y dinero-deuda).

    Por último, y respecto a la "ecuación cuantitativa" M.V=P.Q.
    Vosotros ingenieros podeis ayudarnos a puntualizar que es en realidad una payasada. Para empezar, P y Q se suelen tratar como escalares, cosa que no pueden ser. "Q" son kilos, metros, kilowatios-hora.... No se pueden meter en un escalar, salvo unificando con una medida común: precios. Entonces, lo que existe es un "valor de la producción", Y. Pero si M.V=Y, desaparece la función que se ha dado normalmente a esta ecuación: justificar políticas monetarias restrictivas.
    Por lo demás, siempre me ha parecido una ecuación bastante inútil, porque es una simple tautología de cálculo a posteriori de cual es la "rotación" o "velocidad" o "frecuencia de circulación" del dinero (su unidad es 1/tiempo):
    M -> $ (stock)
    Y -> $/año (flujo)
    V -> 1/año

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias escaiguolquer, me empaparé las referencias que me pasas. La verdad es que, cuando me hice esta pregunta, dí por sentado que existiría una respuesta única y clara, pero veo que la cuestión del dinero (y del sistema económico en su conjunto) es un ejemplo de "complejidad espontánea", algo que nadie ha creado premeditadamente ex novo, sino que surge como sumatorio de pequeñas aportaciones a lo largo de generaciones (como el lenguaje, como la biodiversidad)... en esta definición de la economía sí tenía razón el puñetero Hayek.

      Al final la colmena funciona, aunque ninguna abeja, ni siquiera la reina, comprenda su funcionamiento conjunto.

      Ahora ando preguntándome si es posible un modelo ecnonómico no basado en el crecimiento (ni impulsado por la inflación y el crédito).

      http://www.ecologistasenaccion.org/tienda/product_info.php?products_id=976

      Saludos

      Eliminar

Comentarios, enlaces...