jueves, 19 de abril de 2012

Ideas, ideas, ideas...

La magia del capitalismo: satisfaga una necesidad y tendrá el premio de hacerse rico... eso si no se le adelanta otro antes.

No es por alardear de sentido común (que también), pero es que ya van muchas, seguro que os ha ocurrido alguna vez ver realizada una visión "vuestra":

Allá por el siglo pasado, cuando supe qué era eso del Autocad y empecé a manejarlo para el proyecto fin de carrera, lo primero que pensé fue "¿y por qué no crear una base cartográfica que no acabe en los límites del municipio sobre el que estoy centrado?, de acuerdo, ese mapa, resultado de empalmar una con otra todas las hojas 1:50.000 con las que entonces trabajábamos, pesaría tantos terabytes que no habría disco duro que lo soportase (por entonces), pero si la información se descargase de internet a medida que haces zoom, problema resuelto": al par de años nació Google Earth, lo que supuso un salto de gigante para nuestro trabajo como urbanistas.

Otra: año 2009, sin saber qué era eso del car sharing, que por lo visto empezaba a rumiarse en algunas ciudades de Europa, y convencido como estoy de que en el futuro, por condicionantes económicos y medioambientales quizá debemos adaptarnos a una "economía de guerra sin estar en guerra", escribía esto en una nota de FB (aún no había abierto el blog): 

"En otros países se ha externalizado el ciclo de la colada, casi nadie tiene lavadora ni plancha en casa, y tiran de tinte o de instalaciones en las zonas comunes de los edificios.
Pues bien, ha de llegar la hora de vaciar los aparcamientos de nuestras calles de coches sin uso y pasar al uso compartido de un número mucho menor de vehículos… de hecho, desde siempre ha existido una mancomunidad del servicio de transporte (con chófer), ¿qué son los taxis si no?, pero su precio no es del todo competitivo por la renta del taxista (poca gente se plantea prescindir del coche para tirar de taxi toda su vida, quien lo hace generalmente es porque no tiene carnet). Creo que la solución pasa por hacer extensivo el alquiler del vehículo, sin papeleos, pasando tan sólo una tarjeta de cliente o mediante pago con el móvil, como quien alquila una bici, la tomo aquí, la devuelvo allá… con oficinas de alquiler de proximidad y sobre todo, a través de un cambio de cultura que nos libere del afán de posesión de nuestra máquina más contaminante, tanto en su fabricación, como en su ciclo de vida y finalmente a la hora de su desguace. Las cuentas salen: los 20.000€ de adquisición de un vehículo que quizá tan sólo vas a usar ciertos fines de semana (¿30 fds/al año?) y durante las vacaciones (¿tres semanas/año?)->80 días/año, a 40€/día, dan para alquilar durante más de 6 años, y liberarte del coste de mantenimiento, seguros, aparcamiento, etc. que no hemos tenido en cuenta."

...pues bien, ayer me vino Adriana con este folleto: www.bluemove.es

La próxima será una idea que puede parecer peregrina, pero cuyo éxito creo que presenciaremos en un escenario >200$/barril... el resucitar del dirigible:
1) en sustitución de muchas de las funciones del helicóptero (control y vigilancia), 2) como modalidad de viaje tranquilo y luxury (mismo cliente que el transcantábrico), o 3) como transporte eficiente (el "barco del aire" tiene la menor ratio combustible/tonelada movida que pueda imaginarse), pero claro, otra vez será alguien con más pasta quien se adelante. 



martes, 17 de abril de 2012

Geografía

Todo el que haya visto o leído El Paciente Inglés (por cierto, uno de los pocos casos en que, en mi opinión, la película supera al libro), recordará que el conde Làszlo Almàsy veneraba a Herodoto.

Aunque un texto literario nos pueda describir mejor el paisaje, o la gente y sus costumbres, yo con lo que me quedo absorto desde que era crío es con las imágenes gráficas de la ordenación de las regiones y de los accidentes del terreno: los mapas antiguos y actuales (¡que viva Google Earth!, aunque deje sin función a una institución centenaria como es el IGN).

Europa antes de 1919 (siento que la foto quedara movida)

Este mapa de Francisco Torres Villegas (1852), como aragonés me califica de "español asimilado"


Los mapas nos hablan:

  • Un territorio fragmentado en pequeñas piezas, nos habla de terrenos abruptos y fértiles, de riqueza, de mezcla de culturas, pero por tanto también de fricción, de choque: los Balcanes, el Caúcaso, Oriente Medio, o el País Vasco son ejemplos de esto.
  • Un país pequeño junto a grandes vecinos denota un pueblo tenaz, capaz de mantener la independencia: Holanda, Portugal, Suiza o Irlanda. 
  • Unas fronteras marcadas con tiralíneas, siguiendo paralelos y meridianos, nos hablan de expolio: África, Norteamérica, Australia.

En el pasado reciente se ha incrementado el número de países, pero a la vez se han dado fenómenos de convergencia que tumban fronteras, como en el espacio Schengen, ¿cuál será la evolución futura?. 
La globalizacón parecía imparable, las compuertas se abrieron hace tiempo para el capital, las mercancías y las ideas, pero al mismo tiempo queda claro que los nacionalismos perviven y están cargados de argumentos: ¿mundo global en lo económico y multipolar en sus formas de gobierno?... pero, si política y economía están en definitiva indisolublemente unidos, pues ambas dependen la una de la otra, ¿cómo armonizar estas dos facetas de un mismo ente?, ¿cómo domar a la fiera que venimos en llamar "los Mercados Financieros", y que ha escapado al control de los Estados?; sonará a utopía, pero la única respuesta se ecuentra en la Gobernanza Global, o Cosmocracia, como la denomina mi querido amigo Martín Ortega, claro que para ello debería prevalecer la cooperación frente a la competición, y en situaciones de recursos menguantes la historia nos habla de confrontaciones.


lunes, 2 de abril de 2012

360º

En el programa Versión Española, como introducción antes de emitir la película, muestran un montaje de ideas enlazadas que me encanta. También hacen algo similar muchas veces en tres catorce.

A modo amateur voy a tratar de emularlo, en un pequeño viaje circular, encadenando curiosidades.



Salimos de Mallorca. Hace 6 millones de años las Baleares eran las cumbres de una sierra que destacaba sobre la llanura del fondo del mediterráneo, entonces seco (salvo por unos pocos lagos en sus zonas más profundas, tan salobres como el Mar Muerto). Todavía en el mapa se ve la alineación de esta cadena, que se prolonga entre Sierra Nevada y las tres islas mayores. En esta plataforma continental, donde las aguas son poco profundas, se dan las mejores condiciones para el desarrollo de la vida marina, y es donde podemos hallar el ecosistema climáx del mediterráneo: las praderas de Posidonia, una planta que, como el delfín, siendo de orígen terrestre, reconquistó los océanos hace unos 140 millones de años. Una segunda curiosidad: todo su taxón, el de las fanerógamas, las plantas con flor, es menos antiguo que el de los mamíferos (200 millones de años frente a unos 220 millones de años), cuando mires un rosal o un naranjo en flor, le puedes susurrar que tu estirpe de ratas peludas tiene más solera. 

  
La existencia de aguas poco profundas, con un substrato sobre el que las plantas puedan enraizar, es lo que favorece que la biodiversidad sea mucho mayor en los pantanos naturales y marismas (Daimiel, Gallocanta, Doñana) que en los embalses artificiales que inundan valles en V, o que en los lagos y mares profundos. Puede que en un futuro se acomentan obras de relleno para recrear estas condiciones y restituir así zonas costeras degradadas, o para proceder a la mareocultura (agricultura de algas y peces sobre plataformas semisumergidas (<35m) ¿o quizá cuesta más el collar que el galgo?).

En la Escuela de Caminos los profesores de Obras Hidráulicas hacían mucho énfasis en que había que hablar con propiedad, y no llamar a los embalses "pantanos", "¿hay caimanes en Buendía?, no, ¿verdad?, porque es un embalse".
España es el país con mayor numero de grandes presas por habitante. Y benditas sean, sin nuestros sistemas de regulación, hace meses que con esta sequía estaríamos bebiendo agua embotellada y haciéndonos el lavado del gato con toallitas. Quizá algunos de estos embalses  no se justifiquen, el destrozo ecológico que supusieron no compensa las contrapartidas positivas, y bajo los parámetros manejados hoy en día no se hubieran acometido, porque se planearon para satisfacer la sed sin límite de la agricultura de regadío en los años del desarrollismo. Sin embargo, llegados a este punto, nos queda estar agradecidos y orgullosos de poder contar con el conjunto de otras muchas obras imprescindibles destinadas al abastecimiento urbano (recordemos, un % menor del consumo total), como El Atazar, una presa de bóveda que es, además de útil, preciosa.

Gracias a Joaquín Costa y a Lorenzo Pardo, Franco no tuvo más que desempolvar el Plan Nacional de Obras Hidráulicas de éste último (de tiempos de la II República-1933), para satisfacer su afición a cortar cintas y a colgarse medallas. 

Me intereso por la vida de Manuel Lorenzo Pardo, y veo que se vinculó al Partido Radical ¿sorprende el nombre?... sí señor, en este país tuvimos un presidente del gobierno de la mano de dicha formación: Alejandro Lerroux, pero más me ha sorprendido aún la cabecera de uno de los periódicos que dirigió: El Intransigente ... ¿¿¿??? vaya carta de presentación. Cierro ya el bucle con este personaje, que dirigió el país durante el bienio negro, y cayó finalmente por el escándalo del estraperlo, un juego de azar basado en una ruleta trucadada instalada en el Hotel Formentor, con lo que finalmente hemos llegado de nuevo a Baleares.