miércoles, 17 de octubre de 2012

Pulsos

¿Es más "violenta" la democracia o la dictadura?, no en términos de violencia física evidentemente, sino en lo concerniente al uso de la confrontación competitiva o pulso interadministrativo como sistema de gobierno. Me refiero (una vez más) a la vieja dicotomía entre decisiones top-down vs sistema participativo/multipolar.




El ejemplo de La Defénse es bastante elocuente, originada en 1958 como iniciativa del gobierno central, pero gestionada en la actualidad en función de un auténtico pulso entre 6 municipios y dos entidades gestoras. ¿En un mundo global es este método más o menos exitoso que la forma china de generar polos de actividad económica?

En ambos casos existen perderores, la frustración es inevitable cuando se dan diferentes puntos de vista respecto a una decisión y se tiene que acabar imponiendo uno de ellos, pero lo ópimo es que la propuesta vencedora sea una mezcla equilibrada que recabe una visión poliédrica y consensuada lo más justa posible, en lugar de imponerse la visión única. Además, en el caso del sistema democrático/liberal/deportivo los perdedores han contado con la oportunidad de tratar de convencer a los demás, y si aún así "pierden", les queda el consuelo de que la opción resultante ha sido la ganadora en un proceso abierto, y por tanto si no es la mejor propuesta, sí es al menos la más aceptada.

Los más críticos pondrán en cuestión hasta qué punto los procesos en democracia son abiertos, o si se da una igualdad de condiciones entre poderes, así como la suficiencia de la formación e información de los agentes con voto; esta reticencia se ve refrendada porque aquí sucede como en la economía de mercado: las imperfecciones del sistema son la regla, no la excepción.

...mientras tanto, lo que puedo asegurar es que en París sienten nostalgia por el método Charles de Gaulle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios, enlaces...